jueves, 10 de abril de 2008

Intoxicación por Plaguicidas

Entre los diversos aspectos que influyen en la intoxicación por plaguicidas se deben destacar dos de suma importancia: la dosis y el tiempo de exposición. En la toxicología ambiental se habla de la dosis de exposición, la cual está definida por la cantidad de sustancia a la que se expone el organismo y el tiempo durante el que estuvo expuesto. A su vez la exposición definida como el contacto de una población o un individuo con un agente químico o físico, es clasificada de acuerdo a la magnitud del período de exposición denominándose tiempo de exposición (Peña, C, E; Carter, D, E; Fierro, F, A, 2001), en cuyo caso pueden ser:

  • Exposiciones Crónicas: son las exposiciones que duran entre el 10 % y el 100 % del período de vida. Para el caso del hombre entre 7 y 70 años.
  • Exposiciones Subcrónicas: son exposiciones de corta duración, menores que el 10 % del período vital.
  • Exposiciones Agudas: son exposiciones de 1 día o menos y que suceden en un solo evento.

El período transcurrido entre el evento de exposición y las observaciones en el organismo expuesto es una variable muy importante de considerar especialmente en el caso de exposiciones intermitentes. Los trabajadores rurales están generalmente expuestos a altos niveles de toxicidad cuando trabajan en el control de plagas, aunque muchas exposiciones son debidas a una sobreexposición del tóxico, generalmente como resultado de su uso desaprensivo o de accidentes. Por ello, a través del tiempo la toxicología clínica ha estudiado los mecanismos por los cuales el tóxico ingresa al organismo y sus consecuencias, a corto y largo plazo. De acuerdo a estudios se han determinado las rutas de entrada del tóxico al organismo humano y las zonas más vulnerables o susceptibles del cuerpo. Existen 4 rutas de ingreso a los plaguicidas, las cuales son: 1) dermal, 2) respiratoria, 3) oral, 4) a través de cortes y lastimaduras (Godoy Aliverti, R, A, 1982).

Ruta dermal: es considerada la más importante de ingreso al organismo durante las aplicaciones líquidas de plaguicidas. Si bien la piel es una barrera eficiente dado que su permeabilidad es muy baja, debido a que está formada por varias capas, algunas de ellas muy gruesas y con escasa irrigación sanguínea y el hecho de que para su absorción la sustancia debe difundirse a través del estrato córneo y las demás capas de la epidermis antes de alcanzar los vasos capilares sanguíneos y linfáticos de la dermis para finalmente pasar al torrente sanguíneo, existen varios factores que influyen o modifican la absorción de tóxicos por la piel. La velocidad de absorción depende de varios factores tales como:

  • La concentración del tóxico.
  • La magnitud y localización en el cuerpo de área expuesta.
  • La condición de la piel. La hidratación, quemaduras y ciertas enfermedades incrementan la permeabilidad.
  • La velocidad del flujo sanguíneo.
  • Temperatura y humedad ambiental.
  • La interacción con otras substancias que puedan modificar la permeabilidad de la piel.

Se sabe que el área del cuello es particularmente susceptible, por estudios realizados con el parathion, que determinaron que la absorción para esta zona se encontraba dentro de los valores del 32,2 al 36,3 % de la dosis recibida y del 46 % para el canal auditivo.
Las manos constituyen otras de las áreas expuestas, ya éstas suelen tener mayor posibilidad de contacto, que se maximiza por la presencia de cortes o lastimaduras.

Ruta respiratoria: es especialmente importante cuando los tóxicos son polvos, vapores o muy pequeñas gotas de aspersión. También cuando la aplicación se realiza en espacios cerrados (galpones, invernáculos).
Los sitios de absorción son la nariz y los pulmones. La nariz actúa como limpiador o trampa para los gases solubles en agua y los muy reactivos así como para retener las partículas grandes. La absorción de gases y vapores que llegan al pulmón utilizan el mismo mecanismo que existe para el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. La velocidad de difusión de los gases en el pulmón es muy grande, debido a que la distancia de difusión es muy pequeña, el flujo sanguíneo es muy alto y el área de transferencia es muy grande. Lo anterior produce que la velocidad de absorción en el pulmón sea alta, independientemente de la naturaleza química del agente.
Existen condiciones o circunstancias bajo las cuales aumenta el contacto por esta ruta, por ejemplo el riesgo del cigarrillo fumado durante el empleo de pesticidas, según estudios realizados con el insecticida endrin, se ha constatado que la exposición durante el tratamiento llegó a 0,002 mg por cigarrillo mientras que para el parathion entre 0,003 y 0,005 mg por cigarrillo cuando las manos estaban contaminadas. Estos valores son variables según el medio de contaminación y han llegado en las experiencias hasta valores de 0,235 mg de parathion por cigarrillo. Si bien las cantidades parecen insignificantes debe recordarse que el plaguicida que ingresa por la ruta respiratoria es absorbido en un 100 %. Además se sabe que parte del plaguicida depositado en el cigarrillo es quemado durante la combustión del tabaco, generando de esta manera como producto de la oxidación del parathion, por ejemplo el paraoxon, el cual se estima entre 100 y 500 veces más tóxico y que puede ser inhalado bajo estas circunstancias.

Ruta Oral: se han estudiado varias técnicas para definir la magnitud de la exposición oral a los plaguicidas, siendo el análisis de saliva uno de los utilizados para indicar mejor el grado de contaminación. Cuando el tóxico se ingiere entra al Tracto Gastro Intestinal (TGI), la mayor cantidad se absorbe en el estómago y en los intestinos aunque también puede haber absorción en cualquier lugar del TGI, incluyendo las absorciones sublingual y rectal. El sitio de absorción depende en parte del estado de ionización del compuesto. Los ácidos débiles es más probable que se absorban en el estomago, donde hay un pH bajo, mientras que las bases débiles, que están menos ionizadas a pH alto, se absorben mejor en el intestino donde existen estas condiciones. La gran área de absorción del intestino y los largos tiempos de residencia, dependiendo de la movilidad intestinal, permiten que se tengan absorciones considerables aunque el flux, cantidad transportada por unidad de área y de tiempo, sea pequeño.
El ingreso por la ruta oral se produce generalmente durante las operaciones de manipuleo, formulación y carga de los plaguicidas agravándose con el común empleo de la boca para soplar los picos obturados, además de la costumbre de comer, beber o fumar durante el trabajo.

Entradas a través de cortes de piel y lastimaduras: aunque a esta ruta de entrada no le ha sido prestada suficiente atención, los cortes y lastimaduras, son una importante vía de ingreso sobre todo cuando existe contacto con formulaciones concentradas de plaguicidas. Estas rutas ofrecen un ingreso directo al sistema circulatorio.


De acuerdo al informe estadístico de consultas a los Centros de Información, Asesoramiento y Asistencia Toxicológica (CIAATs) por exposiciones / intoxicaciones de la República Argentina correspondiente al año 2001, en donde se analizaron datos enviados por 9 CIAATs de los 21 existentes en el país, se han determinado los siguientes resultados, los cuales dan una idea gráfica de la exposición-intoxicación con plaguicidas en algunas regiones del país.




Nota: Los CIAATs que notificaron para este informe son: Hospitales Fernández, Clínicas, Elizalde, Gutiérrez e Italiano de Capital Federal, Hospital Nacional de Posadas Provincia de Buenos Aires y Hospital de Niños de Salta, CIAATs de Mendoza y Sertox, Rosario Argentina.

Tabla Nº 1. Exposiciones-Intoxicaciones por Plaguicidas según Uso
Tipo de Plaguicida
#
%
Plaguicida de Uso Doméstico
3561
91,75
Plaguicida de Uso Agrícola
287
7,40
Agroquímico No Plaguicida
33
0,85
Total
3881
100
Fuente: adaptado de García, S, I; Bovi Mitre, G; Moreno, I; Eiman Grossi, M; Digon, A de Titto Ernesto. Intoxicaciones por Plaguicidas en Argentina. Ministerio de Salud, Secretaría de Programas Sanitarios, Subsecretaría de Programas de Prevención y Promoción, 2003.

Tabla Nº 2. Exposiciones-Intoxicaciones por Plaguicidas de Uso Agrícola según Tipo de Plaguicida
Plaguicida de Uso Agrícola
#
%
Herbicidas
77
26,83
Insecticidas Fosforados
70
24,39
Insecticidas Carbamatos
34
11,85
Insecticidas Piretoides
34
11,85
Funguicidas
28
9,76
Otros No Identificados
18
6,27
Otros No Clasificados
12
4,18
Otros Rodenticidas
6
2,09
Insecticidas Clorados
3
1,05
Mezcla de No Medicamentos
3
1,05
Fosfuros
2
0,7
Total
287
100
Fuente: adaptado de García, S, I; Bovi Mitre, G; Moreno, I; Eiman Grossi, M; Digon, A de Titto Ernesto. Intoxicaciones por Plaguicidas en Argentina. Ministerio de Salud, Secretaría de Programas Sanitarios, Subsecretaría de Programas de Prevención y Promoción, 2003.

La intoxicación por plaguicidas también guarda relación con la época del año siendo más pronunciada durante el verano, esto puede estar relacionado a numerosos factores como por ejemplo, la época de aplicación, la sed u otros.

Tabla Nº 3. Exposiciones-Intoxicaciones por Plaguicidas según Mes de Ocurrencia
Mes
#
%
Enero
395
10,18
Febrero
410
10,56
Marzo
359
9,25
Abril
353
9,1
Mayo
177
4,56
Junio
161
4,15
Julio
149
3,84
Agosto
177
4,56
Septiembre
173
4,56
Octubre
241
6,21
Noviembre
335
8,63
Diciembre
324
8,35
No Determinado
627
16,16
Total
3881
100
Fuente: adaptado de García, S, I; Bovi Mitre, G; Moreno, I; Eiman Grossi, M; Digon, A de Titto Ernesto. Intoxicaciones por Plaguicidas en Argentina. Ministerio de Salud, Secretaría de Programas Sanitarios, Subsecretaría de Programas de Prevención y Promoción, 2003.

Al igual que la época del año, tanto la edad como el sexo están relacionadas a la exposición e intoxicación, debido a diversos factores, en la toxicología ambiental se hace referencia a lo que se conoce como susceptibilidad individual que es la variabilidad de la respuesta biológica en función de la susceptibilidad de cada organismo, dado que las respuestas tóxicas pueden variar de un individuo a otro. Los factores relacionados con el organismo receptor que tienen influencia sobre la toxicidad de una sustancia pueden ser genéticos (especie, cepa, sexo, individuo) o fisiológicos (embarazo, edad, estado nutricio, estado hormonal, estado de salud). (Peña, C, E; Carter, D, E; Fierro, F, A, 2001)

Tabla Nº 4. Exposiciones-Intoxicaciones por Plaguicidas según Edad y Sexo
Edad y Sexo
Femenino
Masculino
No Determinado
#
%
De 0 a 9 años
716
1053
53
1822
46,95
De 10 a 19 años
173
124
3
300
7,73
De 20 a 29 años
261
239
5
505
13,01
De 30 a 39 años
212
179
5
396
10,20
De 40 a 49 años
189
120
4
313
8,06
De 50 a 59 años
136
77
3
216
5,57
De 60 a 69 años
69
43
0
112
2,89
De 70 a 79 años
55
27
0
82
2,11
De 80 a 89 años
15
6
0
21
0,54
No Determinada
47
53
14
114
2,94
Total
1873
1921
87
3881
100
Fuente: adaptado de García, S, I; Bovi Mitre, G; Moreno, I; Eiman Grossi, M; Digon, A de Titto Ernesto. Intoxicaciones por Plaguicidas en Argentina. Ministerio de Salud, Secretaría de Programas Sanitarios, Subsecretaría de Programas de Prevención y Promoción, 2003.

Como se observa la mayor frecuencia de exposición e intoxicación ocurre en la infancia siendo más frecuente en el sexo masculino, si bien los agentes causales son muy variados para las diferentes edades, en el caso de la intoxicación infantil, frecuentemente es de tipo accidental debido a que muchos son almacenados o guardados en envases que no son los originales. Además se debe tener en cuenta la participación de niños y adolescentes en las tareas agropecuarias.

 
© 2007 Página Web Diseñada por Julio Solioz Bajo Licencia de Templates para Você