jueves, 1 de mayo de 2008

Potenciales Problemas Asociados al Uso de Pesticidas

Potenciales Problemas Asociados al Uso de Pesticidas Tanto para el Hombre como para el Ecosistema


Existe riesgo potencial de intoxicación por plaguicidas como consecuencia del uso indiscriminado de pesticidas y el incumplimiento por parte del productor de las normas o recomendaciones de manipulación y aplicación.


Dentro de los pesticidas de uso agrícola y de acuerdo a un informe estadístico (García, S, I; Bovi Mitre, G; Moreno, I; Eiman Grossi, M; Digon, A de Titto Ernesto. Intoxicaciones por Plaguicidas en Argentina. Ministerio de Salud, Secretaria de Programas Sanitarios, Subsecretaría de Programas de Prevención y Promoción, 2003), en la Argentina, los herbicidas junto a los insecticidas son los que presentan mayor porcentaje de exposición-intoxicación; el 61 % de los agroquímicos utilizados en el V.I.R.Ch corresponden a estos dos grupos (ver gráfico 3).


Con respecto al aspecto toxicológico se realizó una visita al Hospital Zonal de Trelew, particularmente con el área de toxicología del mismo a fin de obtener información respecto a la problemática en el V.I.R.Ch. En dicha entrevista la Dra. Toxicóloga Marcela Regnando, manifiesta que si bien la exposición aguda (exposiciones de corta duración menores a un día y que pueden conducir a una grave intoxicación y hasta la muerte) es muy importante, es la exposición crónica la que representa el mayor interés y preocupación en nuestra zona. Esto según lo indicado como consecuencia de las prácticas de manipulación de los plaguicidas por parte de los productores, quienes trabajan sin ningún tipo de seguridad, particularmente durante la aplicación y preparación del caldo de aspersión. Asimismo señala la posible intoxicación de los miembros de la familia, producto del contacto entre las ropas del aplicador y los demás miembros siendo más probable al momento de comer. Hay bibliografía al respecto afirmando que hay horarios de mayor riesgo para la intoxicación accidental infantil, y es el próximo a las comidas, se recomienda en la misma que toda la ropa usada no debe ser mantenida dentro de la casa (Godoy Aliverti, R, A, 1982). Además en la misma entrevista se pudo conocer que los trabajadores agrícolas del valle no se realizan los controles o exámenes médicos preventivos o periódicos de salud.
Resulta importante destacar que el riesgo de intoxicación por pesticidas parece ser más un problema de cómo se usa, que la toxicidad del pesticida en si mismo, dado que hasta el producto más tóxico puede ser utilizado con seguridad si se respetan las recomendaciones de uso.


Comparación de la Prácticas Observadas en el Valle con lo Recomendado por Organismos Internacionales, y con lo Estipulado por el Marco Legal Provincial y Nacional.


-Con el Código Internacional de Conducta para la Distribución y Utilización de Plaguicidas, del año 2002 de la FAO17.

Sobre la comercialización de plaguicidas en el V.I.R.Ch, la cual se realiza con escasos controles por parte del Estado, el Código de la FAO en su artículo 8º, de distribución y comercio, señala lo siguiente:


Los gobiernos deberían:

Art.8.1.1 elaborar reglamentos y aplicar procedimientos de concesión de licencias en relación con la venta de plaguicidas, a efectos de asegurar que quienes intervienen en la misma son capaces de brindar al comprador un asesoramiento sólido sobre la reducción del riesgo y el uso eficaz de estos productos.


En cuanto a su almacenaje, aplicación, condiciones de seguridad y disposición final:


Art.5.3. Los gobiernos y la industria deberían cooperar además en la reducción de riesgos:


5.3.1. promoviendo el uso de equipo de protección personal apropiado y de costo accesible.


5.3.2. estableciendo disposiciones para almacenar los plaguicidas de forma segura tanto en los almacenes como en las explotaciones agrícolas.

5.3.3. estableciendo servicios para la recolección y la disposición segura de los envases usados y las pequeñas cantidades de plaguicidas que no se han usado.


Con respecto al fraccionamiento el cual fue detectado en las agropecuarias de la zona, considera en su artículo 3º de Manejo de Plaguicidas:


Art.3.4.1. suministrar únicamente plaguicidas de calidad adecuada, envasados y etiquetados de la forma apropiada para cada mercado específico.


Art.10.4. los gobiernos deberían adoptar las medidas reglamentarias necesarias, para prohibir el reenvasado y la decantación de cualquier plaguicida en envases de alimentos o bebidas, y para hacer cumplir estrictamente las medidas punitivas que induzcan eficazmente a abstenerse de tales prácticas.


Art.6.1.10. los gobiernos deberían detectar y controlar el comercio ilegal de plaguicidas.


En relación a la reducción de riesgos para la salud y el medioambiente, considera en su artículo 5º:


5.1.3. llevar a cabo un programa de vigilancia de la salud de las personas expuestas a plaguicidas en su trabajo, e investigar y documentar los casos de envenenamiento.


5.1.10. implementar un programa de vigilancia de los residuos de plaguicidas presentes en los alimentos y en el ambiente.



-Con el Marco Legal

La Republica Argentina cuenta con un amplio marco para regular distintos aspectos de plaguicidas, por medio de distintos organismos del gobierno como autoridad de aplicación, dependiendo del uso para el cual fueron registrados. En nuestro país existe lo que se conoce como Registro de Plaguicidas de Uso Fitosanitario, dependiente de la Dirección de Agroquímicos, Productos Farmacológicos y Veterinarios del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), organismo bajo la órbita de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGPyA). Existen además en este ámbito los siguientes registros:


1) Registro Nacional de Terapéutica Vegetal donde se inscriben:


  • Sustancias activas de grado técnico.

  • Productos formulados (insecticidas, herbicidas, acaricidas, fungicidas, feromonas, etc.)

  • Ampliación de uso (de sustancias activas y de productos formulados).

  • Origen adicional (de sustancias activas y de productos formulados.)

  • Productos línea jardín (uso perihogareño)




2) Registro de Profesionales Independientes especializados en Toxicología y Ecotoxicología, en apoyo al sistema de evaluación de sustancias, creado en 1996.


3) Registro Nacional de Laboratorios de análisis físicos, químicos, biológicos, insumos agrícolas, suelos, productos y subproductos agrícolas y alimentos, sujetos a régimen de habilitación.


4) Registro Nacional de Establecimientos Productores y/o Formuladores de Productos Fitosanitarios.

5) Registro Nacional de Empresas de Fumigación.


El Registro de Plaguicidas en la República Argentina se realiza de acuerdo a la Resolución 350/99 de la SAGPyA, que comprende el Manual de Procedimientos, Criterios y Alcances para el Registro de Productos Fitosanitarios en el país, a fin de garantizar la calidad del producto fitosanitario, previo a la aprobación para la venta y utilización. Se realizan exhaustivas evaluaciones de datos científicos tendientes a demostrar que el producto es lo que dice ser y que a su vez es eficaz para el fin que se destina y no entraña riesgos indebidos a la salud y el ambiente, quedando sujetos a dicho Registro:



  • Personas físicas o jurídicas que comercialicen productos fitosanitarios.

  • Personas físicas o jurídicas que importen para uso directo productos fitosanitarios.

  • Establecimientos que sinteticen o formulen productos fitosanitarios.

  • Productos fitosanitarios.

  • Todos aquellos sujetos que se incorporen en actos administrativos futuros.




A su vez quedan sujetos a intervención los certificados de importación y exportación de productos fitosanitarios y toda aquella cosa que la autoridad competente determine por la aplicación del registro, para la protección de la salud o el ambiente, siendo su ámbito de aplicación todo el territorio de la República Argentina.


Por otro lado las legislaciones de los estados provinciales adhieren a la normativa nacional en la materia. Algunas provincias y municipios llevan registros independientes de los registros nacionales, esto en general cuando existe una ley provincial de plaguicidas, como es el caso de la Provincia de Chubut la cual cuenta con la Ley Nº 4073 de Biocidas y Agroquímicos, reglamentada mediante Decreto Nº 2139/03. En el capítulo IV, artículo 7º del mismo, destaca la creación en el ámbito de la Dirección Provincial de Agricultura y Ganadería, los siguientes registros provinciales obligatorios:


REPROBA: Registro Provincial Obligatorio de Biocidas y Agroquímicos (artículo 8º del decreto).

REPROMA: Registro Provincial Obligatorio de Manipuladores (artículo 9º del decreto).

REPROATE: Registro Provincial Obligatorio de Asesores Técnicos (artículo 12º del decreto).

El REPROBA se generará a partir a partir de los registros nacionales confeccionados por la Coordinación de Registros de Agroquímicos del SENASA, debiendo ser actualizados trimestralmente.
Deberá inscribirse en el REPROMA, toda persona física o jurídica que se dedique a la fabricación, formulación, distribución, transporte, almacenamiento, comercialización, utilización y aplicación, eliminación de envases y desechos, etc. Según indica la norma tanto comerciantes como aplicadores deben registrarse en el REPROMA, y para ambos casos la autoridad de aplicación emite un certificado de habilitación.
Por otro lado en el REPROATE, deben registrarse todas aquellas personas que actúen como asesores técnicos de las actividades citadas antes, con renovación anual, debiendo presentar entre otros documentos el título habilitante (ingeniero agrónomo, o médico veterinario).
Hasta la fecha del presente trabajo, dichos registros no han sido implementados por la autoridad de aplicación, por lo que no se pudo obtener ningún tipo de información a partir de los registros citados.


En relación a los pesticidas en el Valle Inferior del Río Chubut, tanto en su comercialización, como en otros aspectos fue posible detectar distintas infracciones al articulado de la normativa provincial y nacional.
Fraccionamiento: uno de ellos fue el fraccionamiento de plaguicidas para la venta, el cual se encuentra prohibido por la Ley Nacional de Lealtad Comercial.

Venta: debe realizarse conforme a las disposiciones de la Ley Nacional Nº 22802 de Lealtad Comercial en lo referente al etiquetado y fraccionamiento de productos plaguicidas, se destaca su artículo 1º el cual estipula que “los frutos y productos que se comercialicen en el país envasados llevarán impresa en forma visible sobre sus envases, etiquetas o envoltorios, las siguientes indicaciones”:


  1. Su denominación.

  2. Nombre del país donde fueron producidos o fabricados.

  3. Su calidad pureza o mezcla.

  4. Las medidas netas de su contenido.



Con respecto al fraccionamiento, según el articulo 5º de la misma Ley, queda prohibido consignar en la presentación, folletos, envases, etiquetas y envoltorios, palabras, frases, descripciones, marcas o cualquier otro signo que pueda inducir a error, engaño o confusión, respecto de la naturaleza, origen, calidad, pureza, mezcla o cantidad de los frutos o productos, de sus propiedades, características, usos, condiciones de comercialización o técnicas de producción. Además en el mismo artículo se destaca que los comerciantes mayoristas y minoristas no deberán comercializar frutos o productos cuya identificación contravenga lo dispuesto en el artículo 1º de la misma ley. Asimismo serán responsables de la veracidad de las indicaciones consignadas en los rótulos cuando no exhiban la documentación que individualice fehacientemente a los verdaderos responsables de su fabricación, fraccionamiento, importación o comercialización.


Por otro lado la Ley Nacional Nº 24051, a la cual adhiere el Código Ambiental de la Provincia del Chubut (Ley Provincial Nº 5439) mediante su Título IV, regula los aspectos de la generación, manipulación, transporte, tratamiento y disposición final de residuos peligrosos, entendiendo por tal a todo residuo que pueda causar daño, directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general, señalando en el anexo I, a la corriente Y3 de los desechos resultantes de la producción, la preparación y utilización de biocidas y productos fitosanitarios.
También se debe destacar que según indica la normativa provincial, los generadores y operadores de residuos peligrosos es decir las personas jurídicas o físicas responsables de la generación, transporte, tratamiento y disposición final de dichos residuos deben inscribirse en el Registro Provincial de Generadores y Operadores de Residuos Peligrosos. De acuerdo a esto, los productores y aplicadores del valle entran en esta categoría.


Por otro lado el lavado de mochilas y la disposición final de envases de biocidas y agroquímicos en los cursos de agua, como también la reutilización de envases se encuentran prohibidos por el artículo 8º incisos a) y c) de la Ley Provincial Nº 4073.

A su vez en el mismo artículo también se señala con respecto a los tiempos de carencia los cuales no se respetan en general por los productores, que se prohíbe la aplicación de sustancias biocidas y agroquímicas sobre los cultivos destinados a consumo humano y/o animal dentro del tiempo de espera fijado para cada caso.

Referido a los residuos en alimentos, según el artículo 12º, la autoridad de aplicación está autorizada para destruir o decomisar todo producto agropecuario que contenga sustancias biocidas y/o agroquímicas, en cantidades mayores a los índices de tolerancia que especifique su reglamentación.
El decreto que reglamenta la ley provincial también establece en su artículo 14º que las personas físicas o jurídicas que se dediquen a la comercialización, distribución, almacenamiento, utilización y/o aplicación de biocidas y/o agroquímicos, deberán contar para la habilitación de sus instalaciones con un sector para depósito de agroquímicos de acuerdo a lo establecido en su anexo V del mismo decreto, lo que no siempre se cumple.

En lo referente a la higiene y seguridad laboral, se destaca la Ley Nacional Nº 19587 de Higiene y Seguridad del Trabajo, del año 1972, y según se manifiesta en esta ley el empleador debe adoptar y poner en práctica las medidas adecuadas de higiene y seguridad para proteger la vida y la integridad de los trabajadores, especialmente según señala en su art. 8º inc c) en lo relativo al suministro y mantenimiento de equipos de protección personal. Además en su artículo 10º determina que el trabajador estará obligado a someterse a los exámenes médicos preventivos o periódicos y cumplir con las prescripciones e indicaciones que a tal efecto se formulen, el cual se halla señalado también en el art. 2º inc e) del Decreto Nacional Nº 617/97. Cabe destacar que a partir de la aprobación del Decreto Nacional 617/97 “Reglamento de Higiene y Seguridad para la Actividad Agraria”, no son de aplicación exclusiva para la actividad agraria las disposiciones del Decreto Nacional Nº 351 de 1979 de la Ley Nacional Nº 19587, con excepción de las remisiones expresas que figuran en su anexo I. De acuerdo a esto último, el Decreto Nacional Nº 617/97 establece las condiciones de higiene y seguridad particularmente para la actividad agrícola. De esta norma se puede destacar el articulo 1º en lo referido a la prevención de accidentes, factores de riesgo, y elementos de seguridad los cuales no son utilizados o puestos en práctica por la mayoría de los productores consultados, el cual establece que el empleador debe aplicar los criterios de prevención para evitar eventos dañosos en el trabajo, debiendo desarrollar una acción permanente con el fin de mejorar los niveles de seguridad y protección existentes. El empleador, con el asesoramiento y el seguimiento de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo a la que se encuentre afiliado, debe:



  1. Identificar, evaluar y eliminar los factores de riesgo existentes en su establecimiento.

  2. Priorizar la prevención de accidentes y enfermedades profesionales a partir de la minimización de los riesgos en la fuente.

  3. Proveer de elementos de protección personal a los trabajadores que se encuentren desempeñando tareas en su establecimiento. Siempre que existan en el mercado elementos y equipos de protección personal homologados, se utilizarán éstos en lugar de otros que no reúnan tal condición.

MODO DE APLICACIÓN DE PLAGUICIDAS

Las dosis son preparadas en la mayoría de los casos por los propios productores sin asistencia técnica, algunos son asesorados en la agropecuaria donde compran el producto. Ello es sorprendente, si se tiene en cuenta que las dosis recomendadas son el resultado de numerosas experiencias, bajo diferentes situaciones climáticas,edáficas, variadas poblaciones de parásitos y diferentes estados de desarrollo del cultivo.

Click para ampliar Foto Nº 9.
Además se debe considerar que el desarrollo de una molécula con las propiedades de un fitosanitario implica un proceso laborioso de investigación que demanda aproximadamente 10 años, y que comprendeprocesos químicos (síntesis de la materia activa y formulación), biológicos (ensayos en laboratorio, pequeñas parcelas y a campo), y estudios toxicológicos (toxicología aguda y crónica en animales de laboratorio, ecotoxicología, carcinogénesis, teratogénesis y análisis de residuos en plantas y animales). Por lo que un resultado exitoso sólo estará garantizado cuando se realice siguiendo las recomendaciones de uso, momento oportuno del tratamiento y una adecuada aplicación.La aplicación se realiza comúnmente mediante equipos terrestres (Fotos Nº 9 y 10) del tipo pulverizador o mochilas, y de acuerdo a lo manifestado por productores y personas de la localidad de 28 de Julio y lo observado en la zona del valle comprendida entre Gaiman-Trelew, se pudo constatar que durante los tratamientos de los cultivos los productores carecen en su mayoría de la indumentaria de seguridad (Fotos Nº 11 y 12) recomendada tales como botas de neopreno, antiparras, protectores faciales o máscaras, mameluco tipo tibek, guantes, etc . Siendo realizada comúnmente en camisa o a torso desnudo, aun cuando es numerosa la bibliografía que indica que la piel es la vía más común de intoxicación para aquellas personas que trabajan con plaguicidas, la ruta dermal es la que produce la mayor parte de los envenenamientos de los trabajadores rurales, especialmente con los compuestos organofosforados (Godoy Aliverti, R, A, 1982).

Aspersión de plaguicidas y su relación con la toxicidad

Los productores se encuentran en una importante situación de riesgo, al carecer de los elementos de seguridad recomendados y a la elevada exposición en la que se encuentran en el momento de la aspersión del
Click para ampliar Foto Nº 10.
plaguicida. La producción de plaguicidas se ha orientado a lo largo del tiempo a la reducción de los volúmenes de agua por hectárea, lo que derivo en el desarrollo de boquillas de bajo volumen, las cuales permitieron reducir los volúmenes de 1.000-1.200 a 100-150 l/ha y hasta inclusive menos. Esto motivó la producción de picos capaces de producir gotitas considerablemente más pequeñas a los fines de cubrir suficientemente los cultivos a tratar. A medida que se reduce el tamaño de las gotitas de aspersión, se vuelven más susceptibles a las condiciones atmosféricas, pudiendo ser llevadas por las corrientes térmicas del ambiente. En estas condiciones son más fácilmente aspiradas, en tanto que, por su rápida evaporabilidad, se depositan en la piel sin sentir la sensación de mojadura, dado que las boquillas aspersoras son capaces de fraccionar el líquido en partículas de 50 a 100 micrones (Godoy Aliverti, R, A, 1982).La aspersión se realiza en horarios poco recomendable generalmente por la tarde o cercano al mediodía donde existe una mayor pérdida del producto por evaporación a la vez que aumenta la probabilidad de intoxicación por las condiciones antes mencionadas.
Click para ampliar Foto Nº 11.

RESIDUOS DE PESTICIDAS EN CULTIVOS

Un aspecto grave observado fue que muchos productores no respetan los tiempos de carencia recomendados. Se debe señalar que el tiempo de carencia se define como el plazo de tiempo que debe transcurrir entre el último tratamiento y la recolección de la cosecha. Este tiempo de carencia o espera debe ser respetado escrupulosamente para asegurar que los residuos de los productos fitosanitarios permanezcan dentro de los límites aceptados o de tolerancia. Esta problemática se destaca sobre todo en la producción hortícola del valle, no siendo así para otras producciones de exportación como por ejemplo la cereza.
Al momento de indagar sobre por que no se respetan los tiempos de carencia, muchos productores manifiestan que no existe control alguno y que nadie los obliga, para aquellos que exportan sus productos fuera del país la situación cambia de forma notoria dado que están sujetos a controles por parte de entidades nacionales e internacionales las cuales certifican que los productos poseen cantidades residuales de plaguicida tolerables o admisibles. Uno de los testimonios recolectados en el valle resume esta situación “nosotros hacemos los controles y tomamos las medidas de seguridad porque nos obligan para exportar” (Productor del V.I.R.Ch. comunicación verbal enero de 2005).
Click para ampliar Foto Nº 12.
En relación a esta problemática se realizó una visita a la Dirección Provincial de Salud Ambiental (Trelew), a los efectos de constatar si existe algún tipo de monitoreo o control de residuos de pesticidas en alimentos, más precisamente en las producciones frutihortícolas del V.I.R.Ch, en dicha entrevista se constató que si bien la institución cuenta con el instrumental que permite la detección residuos de plaguicidas en alimentos, esta no se realiza debido a la falta de personal operario. El hecho de que hasta la actualidad no se realicen controles o monitoreos en el V.I.R.Ch, dificulta la estimación de la magnitud y alcance del problema, dado que se carece de una línea de base o datos los cuales permitirían evaluar la situación actual.


Potenciales Problemas Asociados al Uso de Pesticidas Tanto para el Hombre como para el Ecosistema


Existe riesgo potencial de intoxicación por plaguicidas como consecuencia del uso indiscriminado de pesticidas y el incumplimiento por parte del productor de las normas o recomendaciones de manipulación y aplicación.


Dentro de los pesticidas de uso agrícola y de acuerdo a un informe estadístico (García, S, I; Bovi Mitre, G; Moreno, I; Eiman Grossi, M; Digon, A de Titto Ernesto. Intoxicaciones por Plaguicidas en Argentina. Ministerio de Salud, Secretaria de Programas Sanitarios, Subsecretaría de Programas de Prevención y Promoción, 2003), en la Argentina, los herbicidas junto a los insecticidas son los que presentan mayor porcentaje de exposición-intoxicación; el 61 % de los agroquímicos utilizados en el V.I.R.Ch corresponden a estos dos grupos (ver gráfico 3).

Con respecto al aspecto toxicológico se realizó una visita al Hospital Zonal de Trelew, particularmente con el área de toxicología del mismo a fin de obtener información respecto a la problemática en el V.I.R.Ch. En dicha entrevista la Dra. Toxicóloga Marcela Regnando, manifiesta que si bien la exposición aguda (exposiciones de corta duración menores a un día y que pueden conducir a una grave intoxicación y hasta la muerte) es muy importante, es la exposición crónica la que representa el mayor interés y preocupación en nuestra zona. Esto según lo indicado como consecuencia de las prácticas de manipulación de los plaguicidas por parte de los productores, quienes trabajan sin ningún tipo de seguridad, particularmente durante la aplicación y preparación del caldo de aspersión. Asimismo señala la posible intoxicación de los miembros de la familia, producto del contacto entre las ropas del aplicador y los demás miembros siendo más probable al momento de comer. Hay bibliografía al respecto afirmando que hay horarios de mayor riesgo para la intoxicación accidental infantil, y es el próximo a las comidas, se recomienda en la misma que toda la ropa usada no debe ser mantenida dentro de la casa (Godoy Aliverti, R, A, 1982). Además en la misma entrevista se pudo conocer que los trabajadores agrícolas del valle no se realizan los controles o exámenes médicos preventivos o periódicos de salud.
Resulta importante destacar que el riesgo de intoxicación por pesticidas parece ser más un problema de cómo se usa, que la toxicidad del pesticida en si mismo, dado que hasta el producto más tóxico puede ser utilizado con seguridad si se respetan las recomendaciones de uso.

 
© 2007 Página Web Diseñada por Julio Solioz Bajo Licencia de Templates para Você